Chronic Kidney Disease: A Close Look at Its Impact on Americans

Chronic. Kidney. Disease. According to the National Kidney Foundation (NKF), “37 million American adults have kidney disease, and most don’t know it.”1 The alarming statistic shows a disconnect in the U.S. Healthcare System and a breakdown in communication between physicians and patients. How do we bridge the gap? Things are starting to change, and companies are disrupting the kidney care industry by offering care management, identifying at-risk patients, educating individuals on treatment modalities – including dialysis, all at a reduced cost. Being proactive versus reactive will slow the progression of the disease and provide patients with a better quality of life.

Picture a loved one – family member, friend, or significant other facing the day-to-day challenges of being diagnosed with the disease. Maybe they are struggling with the top two leading causes of kidney disease, which are diabetes and hypertension. Or, what about following a strict renal diet? Now, imagine them being connected to a dialysis machine to continue living. Journey with me as I share a story about my family – specifically, my mother and brother. My loved ones’ experience with kidney disease encompasses the best- and worst-case scenarios.

It was 1997. I was in the second grade, and it was a regular day for the Sturdivant Family. I am sure that my brothers and I were running around the house playing. Yet the life of my immediate family changed forever once my mother, Deloris, returned home. My brothers and I walked into the kitchen upon her arrival. She greeted us and then had a conversation with us. At this point, she could have potentially assigned chores. Or, someone could be in trouble. So, my brothers and I lined up, and she stated that the doctor told her that she would need dialysis treatments. Of course, we had no idea what that meant. How could small children understand such a life-changing diagnosis? My mother was strong, determined, and direct with us. She did not appear to be afraid or fearful of her future. Looking back, I wonder how she felt when the nephrologist delivered the news. Did she have any prior knowledge of renal failure? I can only imagine how it feels to receive a diagnosis of kidney disease.

Initially, my mother began her treatments through Home Hemodialysis (HHD). This process filters unwanted toxins and wastes out of the body through the blood and removes any excess fluids.2 I recall the first time I saw brown “Baxter” boxes in our home. I remember this strange machine that my mother used with what looked like a balloon full of water to complete her treatment. Fast forward to 2017, I served as a Patient Care Technician at DaVita, Inc. – (a dialysis clinic), and I now understand that what I thought was water is saline solution. My mother was on HHD for a few years before transitioning to an in-center hemodialysis clinic. As of 2021, my mother still goes to a dialysis clinic three times a week. The NKF estimates that the average life expectancy of a dialysis patient is 5-10 years, but my mother beat the odds – 24 years and counting!

My mother was not my only family member with a renal failure diagnosis; my oldest brother, Tyson, was diagnosed with end-stage renal failure in his twenties. Both my mother and brother’s renal failure stems from issues with hypertension. Tyson was one of the most resilient individuals I have ever met. He would work 12-hour night shifts and go to dialysis immediately after. For five years, he successfully continued his career, kept up with extracurricular activities, which included, playing sports and video games, and spending time with friends. On September 14, 2014, the Sturdivant Family was no longer the same. My hero, Tyson, lost his battle with end-stage renal failure. Tyson’s death ignited my passion for kidney care and I will devote the rest of my life working to transform the state of kidney care. My family represented 2 out of the 37 million American adults struggling with the same issues. I want my story to inspire you, and I urge you to support the life-changing work of the millions of individuals impacted by kidney disease!

Take Action Today:


  • Education: Learn from organizations specializing in kidney care, such as CVS Kidney Care™, Strive Health, DaVita, Inc. Cricket Health, Somatus, and Fresenius Medical Care. Share what you know to raise awareness.

  • Volunteer: Give back to the kidney care population with a monetary donation or volunteer your time. Check out opportunities at the American Kidney Fund, American Association of Kidney Patients, NKF, NephCure Kidney International, and other non-profit organizations.

  • Organ Donation: Become an organ donor and assist individuals that need a kidney or other organs. Every donation will help to save the lives of deserving patients. Please visit http://www.organdonor.gov/sign-up for further instructions.

For more information on chronic kidney disease and how you can get involved with the cause, please feel free to visit kidneytrails.com.

Tieranee Sturdivant

Kidney Care Advocate, Kidney Trails Guest Author

Exciting news

The Kidney Trails team is excited to announce that we will start providing the blogs in both English and Spanish. We are very excited for this opportunity. Over the next month you may see multiple blogs post in Spanish. This is due to we are working on translating all of our content so that our Spanish community will be able to read these wonderful blogs as well. We apologize for any inconvenience this may cause you and we look forward to bringing more great content to you.

Thank You

Anthony E Reed. CEO

En Centro-Hemodiálisis

Cuando me desperté ese lunes por la mañana, me di cuenta de que era hora de prepararme para ir al centro de diálisis para recibir mi tratamiento. Ahora, cuando salí del hospital, se dio mucha información, pero se retuvo muy poca. Se dio demasiada información al mismo tiempo y con todo lo que estaba sucediendo en mi vida no podía retenerla toda. Piénsalo. Le han dicho que sus riñones han fallado, necesita someterse a diálisis. Ahora hay algunos tipos diferentes de diálisis en el centro, hemodiálisis domiciliaria, dialisis peritoneal y trasplante, pero con toda la información que se proporcionó, fue difícil retenerla. Mi papá me llevó en auto y entramos en la clínica, nos sentamos y esperamos que nos llamaran. Había muchos pensamientos corriendo por mi mente, y mi papá podía ver el nerviosismo en mi rostro. Hicimos una pequeña charla sobre diferentes cosas, y esto me ayudó a dejar de pensar en lo que me esperaba. Cuando la enfermera vino a llevarme de regreso, le dijo a mi papá que una vez que estuviera conectado a la máquina, lo haría regresar para ver el piso de tratamiento. Esto ayuda tanto al paciente como a la persona de apoyo a comprender los procesos de la diálisis. Mientras caminaba de regreso al área de tratamiento con la enfermera, me sentí como un niño pequeño que deja a sus padres para ir a la escuela por primera vez. Mientras tenga la capacidad de recordar, será imposible olvidar ese paseo por el pasillo. Podía escuchar el pitido de las máquinas, gente hablando de un lado a otro, enfermeras corriendo aquí y allá haciendo su trabajo. Cuando llegamos al final del pasillo, vi mi primera área de diálisis en el centro. Hubo muchas conclusiones de esa experiencia. La conclusión principal fue la siguiente: esta es mi vida ahora y puede que no cambie. Cuando comencé mi primer tratamiento en el centro ese día, fue como un borrón. Fue muy rápido. Pasaban muchas cosas. Todos los diferentes miembros del equipo de atención que estaban allí se presentaron desde el técnico de diálisis hasta el médico. Al final de ese tratamiento estaba cansado, pero físicamente me sentía mejor. Durante los siguientes meses, me sentí un poco mejor después de cada tratamiento. Me tomó un tiempo, pero comencé a sentirme más como yo. En el próximo blog les mostraré la vista desde la silla.

Inicio del viaje por los senderos de los riñones

El viaje puede ser inesperado, pero si está preparado para viajar, puede llegar a la cima.

A. Reed

En los tiempos que corren, muchas cosas que nos rodean son muy negativas. Imagínese si le diagnostican una enfermedad crítica, como una enfermedad renal, durante estos tiempos de incertidumbre. ¿Cómo te sentirías? ¿Cómo reaccionarías? ¿Hay algo positivo a lo que pueda recurrir? A lo largo de este blog espero poder ayudarte en este sinuoso camino.

En la primavera de 2013, me diagnosticaron insuficiencia renal en etapa 5. Me dijeron que tendría que comenzar la diálisis muy rápidamente. Si no, mi futuro que había planeado para mí mismo, sería truncado. En los días posteriores a mi diagnóstico, comencé este viaje desconocido llamado diálisis.

Cuando comencé este camino no fue fácil. Hubo días en los que necesité ánimo para seguir adelante. Me gustaría compartir con ustedes algunas citas y consejos que me ayudaron en el camino y eventualmente llegar al final del camino.

Las palabras bien habladas y escritas pueden animarte y darte la fuerza para seguir adelante. Del mismo modo, cuando estás de excursión y te sientes cansado, una palabra de aliento de un compañero de excursión puede animarte a ir un poco más lejos. Cuando la diálisis era mi única opción para sobrevivir, había muchas cosas en mi mente. ¿Qué hay por delante? ¿Lo lograré? ¿Y hay futuro para mí? Tantas preguntas y muy pocas respuestas.

Una de las primeras citas que pasaron por mi mente fue una de Zig Ziglar, “Naciste para ganar”.

Tómate un momento y reflexiona que nosotros, tú y yo, nacimos para ganar. ¡Qué pensamiento alentador fue y sigue siendo hoy! Es posible que estemos enfrentando algo más grande de lo que hemos enfrentado antes, pero cuando se trata de eso, ¡nacimos para ganar!

Hay mucha sabiduría en el mensaje de Zig Ziglar. Mantuve este pensamiento durante todo mi viaje. Me ha dado el mojo para continuar el camino en el que estaba. Para mantener el rumbo. Solo esa cita me dio la esperanza de salir victorioso, ¡porque nací para ganar!

Photo by Gabriela Palai on Pexels.com

Anthony E Reed

CEO-Kidney Trails

La visita

Unos días después de visitar la sala de emergencias, mi madre y yo nos dirigíamos al consultorio del nefrólogo para recibir lo que esperábamos que fuera un mejor diagnóstico. Cuando estábamos afuera caminando hacia el consultorio del médico, no pude llegar al consultorio y me quedé tan sin aliento que me derrumbé entre los arbustos. Tuvo que conseguir una silla de ruedas para que yo pudiera entrar a la oficina. Mientras esperábamos al Doctor, no recuerdo mucho, solo sabía que estaba muy enfermo y no quería creer que tenía esta enfermedad ni quería hacerme diálisis. Tenía que haber un error. La sala de emergencias leyó algo mal o confundió mi historial con el de otra persona. Se había producido un error y simplemente se iba a solucionar con esta visita. Cuando mi madre y yo entramos y nos sentamos, hubo tantos pensamientos que vinieron a mi mente. Una fue que no estaba destinada a someterme a diálisis. Era demasiado joven para empezar. Cuando entró el nefrólogo, empezó a hacerme las preguntas habituales que la mayoría me hacía. Cuando les respondí, le pregunté: “¿Estás seguro de que necesito hacerme diálisis?” Estudió mi análisis de sangre. Estaba seguro de que necesitaba comenzar el tratamiento. Había dos opciones: podía ir al hospital universitario más grande o al más cercano a mi casa. Luego miró a mi mamá y dijo que tal vez ella tuviera que tomar la decisión por mí porque tal vez yo no estuviera pensando con claridad. El mundo que había creado para mí, todos los sueños y deseos parecían desmoronarse ese día. La misma fuerza que pensé que tenía se había ido. Un sentimiento de soledad me invadió. Luego miré a mi mamá. Ahora me pregunto qué pensó ella. ¿Podría haber pensado: “¿Voy a perder a este hijo que tanto anhelaba? El que crié. ¿Va a ser un recuerdo? ¿Uno que visitaré de vez en cuando en el cementerio y luego en su cumpleaños o en las vacaciones? Qué traumatizante para ella. En unos minutos, tomamos la decisión de ir al hospital más cercano a casa y comenzar la diálisis. Sentado en el banco afuera, me senté y las lágrimas comenzaron a fluir. No pensé que tuviera la fuerza para hacer esto, pero en algún lugar profundo, una voz dijo que podría y sería mucho mejor para eso.

Viajando hacia lo desconocido

Cuando pienso en el día en que me diagnosticaron por primera vez, puedo recordar claramente cómo me sentí. Fue como si caminara por un camino suave y de repente llegué a este sendero que estaba oscuro y cubierto de maleza.

Cuando el médico de la sala de emergencias dijo esas fatídicas palabras: “Sus riñones le fallaron y necesita comenzar la diálisis muy rápido”, me sorprendió. No tuve ninguna advertencia previa de que mis riñones estaban fallando y esas palabras sacudieron mi pequeño mundo hasta la médula. En ese instante pareció tomar mis sueños por mi futuro. Los sueños que había tenido durante toda mi vida. Los vi deslizarse a través de mis manos como granos de arena.

Mientras estaba sentada en esa habitación, mi vida cambió drásticamente. El camino en el que me sentía cómodo viajando y que conocía muy bien ahora se había ido. Todo lo que pude ver fue lo desconocido.

Viajar a lo desconocido puede ser aterrador para muchos. Algunos se negarán a dar incluso el primer paso. Mirando hacia atrás, ahora me doy cuenta de que el camino al que me enfrentaba era un camino lleno de aventuras.

Hay una cita de Jim Rohn que dice: “Preferiría vivir 30 años de aventuras que 100 años de seguridad”. Ésta es una de las lecciones que he aprendido. Vivir para la aventura o de lo contrario puede morir en seguridad. En mi vida he conocido a mucha gente que vive en seguridad. Se parecen a los zombis que llevan a cabo su vida diaria. No tienen ningún propósito. Este camino llamado diálisis fue un camino que tuve que recorrer para encontrar mi propósito.

Algunos de los momentos más difíciles de mi vida me han dado las mejores lecciones. Unos días después de que me diagnosticaran, di mi primer paso hacia la aventura y comencé a recorrer los Senderos del Riñón.

Comida del Super Bowl

 ¿Estás listo para jugar al fútbol? El Super Bowl ocurrirá pronto en 2021. Quizás este año esté viendo el Super Bowl en casa con su familia debido a la pandemia. Aún puede disfrutar de alimentos tipo aperitivo y no sentirse culpable por “hacer trampa” en su dieta renal.

Incluso si no es un fanático del fútbol, puede disfrutar de los alimentos que se suelen comer en las celebraciones con pequeños ajustes en las recetas para que sean sabrosos y buenos para usted.

¿Qué es una fiesta del Super Bowl sin albóndigas? Esta es una de mis formas favoritas de todos los tiempos para hacer albóndigas caseras.

Albóndigas Caseras

2 libras de carne molida magra

1 taza migas de pan

1 diente de ajo fresco, picado

1 med. Cebolla finamente picada

¼ de cucharadita sal (o menos)

Pimienta al gusto

2 huevos batidos

1/3 c. agua

Mezclar y formar bolas. Hornee en una bandeja para galletas sin engrasar (con lados) a 400 grados hasta que esté listo / ligeramente dorado. Escurrir bien. Las albóndigas se pueden congelar de una vez si necesita prepararlas con anticipación. ¡Sirva con la salsa de su elección, preferiblemente baja en sodio!

Salsa agridulce

1 lata de bocaditos de piña

1/3 c. vinagre

½ taza azúcar morena

1 cucharada. maicena

¾ c. agua fría

1 zanahoria, en rodajas muy finas

1 cebolla pequeña, cortada en gajos pequeños

1 pimiento morrón, en rodajas finas

Escurre el jugo de piña en una cacerola. Llevar a ebullición: jugo, vinagre y azúcar morena. Mezcle el agua y la maicena en un tazón pequeño aparte, agregue lentamente a una cacerola, revolviendo constantemente para espesar la salsa. Agrega las zanahorias, las cebollas y el pimiento. Cocine a la ternura deseada. Vierta sobre pollo o albóndigas. Disfrutar

Carol Jones

MS,RDN,CRS,CDO

Dietista registrado

Especialista Renal Certificado

Cómo estar preparado para lo desconocido

Una vez que me diagnosticaron insuficiencia renal, me pasaron por la cabeza muchas preguntas. Tuve pensamientos como ¿qué es la enfermedad renal? El médico mencionó que mi GFR (tasa de filtración glomerular) era de 3. ¿Qué significa eso? ¿Podré conservar el trabajo que tengo actualmente? ¿Qué es la diálisis? Pensamientos como estos se agolpaban en mi mente. Estaba tan confundido ese día que no pude concentrarme ni tomar decisiones sólidas. Hubo algunas razones para esto. En primer lugar, simplemente estaba sobrecargado con demasiada información. En segundo lugar, debido a la extensión de mi enfermedad renal, había afectado físicamente mi pensamiento (cuanto más bajo es el número de TFG, menos funcionan sus riñones. Mis riñones funcionaban a aproximadamente un 3-5%). quiere aceptar el diagnóstico.

Entonces, ¿cómo te preparas para lo desconocido? Lo primero que debe hacer para prepararse es crear y mantener una actitud positiva. Esto podría ser encontrar citas alentadoras o algo que alguien pueda decirle, o algo que pueda escuchar en un seminario motivacional o en un programa de audio. Si hace esto durante los buenos tiempos de la vida, no tendrá que buscar durante los tiempos difíciles. ¿No puedo hacer esto en cualquier momento, incluso cuando llega el momento difícil? Bueno, déjame hacerte una pregunta. ¿Podemos cosechar el campo en caso de hambre o debes sacarlo de tu almacén? Si intenta cosechar de un campo estéril, no habrá suficiente para alimentarlo en su momento de necesidad. Debes sacar de tu almacén. Cuando todos estos pensamientos pasaban por mi mente, tuve que sacarlos de mi almacén. Una de esas citas fue de Zig Ziglar que mencioné en mi primera publicación. “Naciste para ganar”. Otro pensamiento que ayudó fue el de Les Brown “Es posible”. Mantener mi depósito mental lleno de buenos pensamientos me ayudó a superar mi difícil diagnóstico.

Una palabra amable

¿Te das cuenta de que tus palabras pueden ayudar u obstaculizar a alguien? Después de mi diagnóstico, decidí no comenzar la diálisis ese día, pero pregunté si podía ver a un nefrólogo. (Un médico que se especializa en el cuidado de los riñones). No había uno disponible actualmente, por lo que se hizo una cita para ese miércoles. Ya habían iniciado el proceso de alta y se estaba firmando el papeleo final. Mi madre estuvo conmigo todo el tiempo que estuve en la sala de emergencias y mientras nos preparábamos para salir. Nunca olvidaré la expresión del rostro de mi mamá. Una mirada de preocupación y miedo por su hijo. El hijo que había esperado, llorado y deseado durante tanto tiempo. ¿Qué le iba a pasar? Verá, mis padres habían deseado tener hijos, pero no pudieron tenerlos durante muchos años. Decidieron tomar la ruta de la adopción y estoy agradecido de que lo hayan hecho. No puedo imaginarme dónde estaría hoy si no me hubieran dado este maravilloso regalo. A veces me pregunto qué pasaba por la mente de mi madre en el momento de mi diagnóstico. Quizás pensó: “¿Será así como va a terminar? ¿Voy a tener que visitar el cementerio para lamentar la pérdida de mi hijo? ¿Será solo un recuerdo que compartiremos durante las vacaciones? ” No era el único que había notado su mirada preocupada. La enfermera de alta también lo había notado. Tocó el brazo de mi mamá y dijo: “Lo siento mucho por ti. Sé que el camino por delante será difícil. Rezaré por ti.” Esa simple y meditada acción me impresionó mucho durante mi tiempo en diálisis y más allá. Nunca he olvidado que una palabra o una acción amables pueden marcar la diferencia en la vida de otra persona. Una palabra o un gesto amable puede tener un impacto positivo en los años venideros.

Un amigo en tiempos de necesidad.

Cuando me enteré por primera vez de que tenía una enfermedad renal en etapa terminal y supe que iba a tener que someterme a diálisis, comencé a decírselo a mis amigos. Durante mi estadía en el hospital, muchos de mis amigos me enviaban mensajes de texto o llamaban para ver cómo estaba. Pero hay una historia en particular que me viene a la mente. Durante mi estadía en el hospital, mi familia vino a visitarme y se sentó conmigo por un tiempo. Esto realmente me ayudó porque necesitaba el aliento. Pero un día vino a visitarme un amigo especial, yo estaba en proceso de hacerme un tratamiento cuando llegó. Fue a mi habitación del hospital, pero le dijeron que estaba haciendo diálisis en el centro de diálisis aguda en otra parte del hospital. Preguntó dónde estaba ubicado y le dieron el número de la sala de diálisis para que pudiera visitarme allí. Cuando apareció por la puerta, estaba tan emocionado de que hubiera venido. Hablamos un poco y él me animó a ser fuerte, y durante nuestra conversación, en un momento dado, volvió la cabeza hacia otro lado y vi que una lágrima le caía por el ojo. Trató de ocultarlo y yo fingí no darme cuenta. Pero lo hice y me tocó hasta la médula.
Verá, había venido esperando verme en mi habitación, pero en cambio me encontró enganchado a una máquina que me estaba salvando la vida y eso lo había afectado. Qué ejemplo fue este amigo para mí, me enseñó una lección valiosa ese día y esto es lo que es. Un verdadero amigo es aquel que está ahí en su momento de necesidad para alentarlo y levantarlo cuando se siente deprimido y, a veces, solo para escuchar. Se quedan contigo en los buenos y en los malos tiempos. Lo valiosos que son amigos como estos no los da por sentado. ¿Qué de nosotros podemos ser ese amigo de los demás que nos rodean? Sí, podemos y cuando lo estamos, obtenemos una mayor satisfacción de la vida. En la próxima publicación del blog, será el momento de dejar el hospital y volver a casa.